Preparando Halloween

Queda un mes para Halloween, pero la maquinaria ya ha empezado a rodar. La noche más terrorífica del año parece que ya está a la vuelta de la esquina.

Las tiendas se han llenado de calabazas. De calabazas, de paquetes gigantescos de caramelos, de bolsas para que los niños puedan recoger las golosinas, de disfraces y de decoración para la casa.

wpid-IMG_4155-2012-09-29-16-463.jpg wpid-IMG_4141-2012-09-29-16-463.jpg

wpid-IMG_4139-2012-09-29-16-463.jpg wpid-IMG_4142-2012-09-29-16-463.jpg

El año pasado, Halloween nos pilló a contrapié. No hacía ni un mes que nos habíamos mudado a EEUU, así que ya bastante teníamos con encontrar nuestras cosas en medio de tantas maletas. Aún así, conseguimos encontrar un disfraz de última hora para nuestro hijo y llevarlo a una fiesta infantil en un parque de Downtown.

Este año el plan es totalmente diferente. De entrada, vamos a decorar la casa para la ocasión y a aprovisionarnos de dulces, ya que parece ser que, si tienes la casa decorada, es un reclamo a todas luces para que los niños llamen a tu puerta y te propongan un ‘Trick or treat’. Además, tendremos que decidir a qué vecindario ir a pedir caramelos. Algunas de las opciones más interesantes son Beverly Hills, Hancock Park, Venice y West Hollywood. Las dos primeras parecen más adecuadas para ir con niños y las dos segundas, sin ellos. Puede ser una buena opción salir primero con ellos y contratar a una canguro para después.

La tradición de disfrazarse e ir a pedir puerta a puerta proviene de la Edad Media, cuando la gente pobre iba a pedir comida a cambio de rezar por las almas de los muertos, en el día de Todos los Santos. Esto derivó en los ‘Soul cakes’, pequeños pasteles redondos rellenos de pimienta, nuez moscada, canela, jengibre, o pasas a los que se les hacía la marca de la cruz en su parte superior, para simbolizar un alma que iba a ser liberada del purgatorio. Es interesante ver como ha degenerado la tradición; de rezar, se ha pasado a amenazar al inquilino con causar daños si no accede a dar caramelos.

Por cierto, para los que como yo se preguntan qué se puede hacer con una calabaza a parte de ponerla como decoración de Halloween, os paso unos links interesantes, de recetas donde se usan calabazas. Las hay para todos los gustos, desde sopas, lasagnas, estofados y postres.

http://www.endlesssimmer.com/2010/10/14/100-ways-to-cook-a-pumpkin/
http://www.pumpkinrecipes.org/