¿Dónde remojarse en L.A.?

Encontrar una piscina pública en L.A. no es tan fácil como parece, a pesar del buen clima. A continuación, algunas ideas que pueden ser de utilidad, especialmente para los fines de semana de verano.

Una de las cosas que más me sorprendió cuando llegué a L.A. son las pocas piscinas que uno puede encontrar. A pesar del buen clima que hace aquí todo el año, son pocos los apartamentos o las casas que cuentan con piscina comunitaria, según me han contado, porque son caras de mantener. Aunque es cierto que durante el día la temperatura es muy agradable casi todo el año, por las noches refresca siempre, por lo que hay que calentar el agua de las piscinas para que no esté demasiado fría.

En cuanto a las piscinas públicas, tampoco es que sea para tirar cohetes. Hay pocas y tienen un horario muy reducido. Además, el horario es bastante desastroso (la mayoría abren de 13:00 a 17:00 como muy tarde), al menos para nuestro horario que aún sigue sin ser 100% americano. La mayoría de americanos comen entre 11:00 y 12:00, por lo que se supone que la 13:00 ya es horario de tarde. Sin embargo, esa es la hora a la que nosotros precisamente comemos y entre la digestión y la siesta, ya casi nunca llegamos a tiempo.

En el siguiente link, se pueden consultar las piscinas públicas de L.A.

http://www.laparks.org/dos/aquatic/summerPool.htm

wpid-IMG_0917-2013-08-15-11-06.jpg

– Piscina pública de West Hollywood –

Una muy buena opción, es la piscina de Annenberg Community Beach House, en Santa Mónica. Es de las pocas que abren todo el día, de 10:00 a 18:00, aunque sólo desde Junio a Septiembre.

http://www.annenbergbeachhouse.com/

El principal problema es que el aforo es limitado y para conseguir entrar tienes que estar en las taquillas antes de las 09:30 o hacer una reserva por Internet 3 días antes, concretamente a las 07:00 a.m. que es cuando abren la venta y teniendo en cuenta que en 10 minutos se agotan las entradas. Otro inconveniente es el precio: $12 de parking, $10 por adulto y $4 por niño. Sumando las entradas, el parking y la comida no se puede decir que ir a la piscina sea una actividad barata.

wpid-DSC_1038-2013-08-15-11-06.jpg

Eso sí, una vez dentro, es lo más parecido a estar en la piscina de un hotel, con hamacas y sombrillas disponibles para todo el mundo. Otros servicios son taquillas, baños y duchas, así como un restaurante al lado de la piscina a pie de playa, parque infantil en la arena y unas fuentes donde los niños también pueden remojarse.

wpid-DSC_1036-2013-08-15-11-06.jpg

Otras opciones, especialmente si vas con niños pequeños, pasan por los parques acuáticos, aunque la verdad es que no abundan mucho y están un poco lejos de lo que es propiamente L.A. Uno de los más famosos es Legoland, cerca de San Diego, aunque hay que tener en cuenta que los precios están a la altura de Disneyland, es decir, unos $70 por persona.

http://california.legoland.com/explore/Water-Park/

Otras opciones mucho más baratas, son Bucaneer Bay, en La Mirada y Lake Casitas, en Ventura.

http://www.splashlamirada.com/buccaneer-bay/

http://www.casitaswater.org/lower.php?url=water-adventure

wpid-IMG_1137-2013-08-15-11-06.jpg

– Bucaneer Bay –

wpid-IMG_1131-2013-08-15-11-06.jpg

– Bucaneer Bay –