Dar a luz en Cedars Sinai

Cedars Sinai es conocido por ser el hospital de las famosas. Además de estar en las primeras posiciones del ranking de hospitales de EEUU, está ubicado en el corazón de Beverly Hills, muy cerca del área donde se alzan la mayor parte de las mansiones. Así pues, no es de extrañar que ‘todo hijo de famoso’ nazca allí.

Hace mes y medio que nació nuestro hijo Sergi. Escogimos que naciera en Cedars (nombre abreviado con el que comunmente se conoce el hospital y pronunciado ‘Sidars’), porque a parte de ser un buen hospital, lo tenemos a 10 minutos andando de casa (3 en coche, o quizás un poco menos si te pones de parto a las 03:00 a.m., tal y como fue el caso). Esa es la realidad, aunque reconozco que para los orgullosos abuelos que viven al otro lado del charco, da un toque de glamour decir que su nieto americano nació en Beverly Hills, en el hospital de las famosas.

Las diferencias con los hospitales de España se notan ya antes de entrar por la puerta. ¿Llegas muy apurado o demasiado nervioso para encontrar el parking? No hay problema, puedes dejar ‘tirado’ tu coche justo delante de la puerta de emergencias, que el servicio de valet se encargará de aparcarlo por ti. Además, el parking es gratis el primer y el último día de tu estancia en el hospital y sólo cuesta $10 el resto de días. Clínicas como Corachan, Dexeus o Quirón (por nombrar algunas) deberían tomar nota.

Una vez llegas a la planta de maternidad, no tardan ni dos minutos en pasarte a la sala de ‘triage’, donde la comadrona se asegura que estás realmente de parto. Tu médico es avisado inmediatamente e informado puntualmente del avance, porque evidentemente va a ser él quien asista tu parto. Por si esto no fuera poco, desde su propia casa puede consultar tu monitor para ver cómo evolucionan las contracciones.

Aunque lo que realmente marca la diferencia son los paritorios. Se trata en realidad de habitaciones de grandes dimensiones (si tienes suerte como yo, con vistas al exterior, desde donde se puede ver el omnipresente letrero de Hollywood) provista de todo lo necesario para el parto y posterior cuidado del bebé, así como otras comodidades como sofá y televisión donde pueden acomodarse los acompañantes. Sí, habéis leído bien,…acompañantes. No hay límite en el número de personas a las que puedes invitar a presenciar tu parto, incluso se permite la entrada a los hermanitos. Personalmente no veo el tema muy claro, pero la posibilidad allí está. Además, entre contracción y contracción, la enfermera va ofreciéndote zumos, agua o caldo y los acompañantes pueden desayunar/comer/cenar mientras esperan la llegada del recién nacido (eso sí, tienen que ir a buscarse ellos mismos la comida a la cafetería más cercana).

wpid-IMG_1295-2013-10-28-11-32.jpg

– Vistas desde el paritorio –

wpid-IMG_1296-2013-10-28-11-32.jpg

– Cartel de Hollywood –

wpid-IMG_1300-2013-10-28-11-32.jpg

– Paritorio –

Una vez el bebé ha nacido, le hacen lo que aquí se llama ‘swaddle’, es decir, lo envuelven completamente para que se sienta como si todavía estuviera dentro del útero materno. En todas las tiendas de bebés venden mantitas para hacer el swaddle, porque es algo que aquí la gente suele hacer durante los primeros meses. Lo curioso del caso es que, mientras en España nos esmeramos en comprar ropa realmente suave para nuestros recién nacidos, aquí tienen pocas manías y te lo envuelven con lo que bien podría ser un trapo de cocina.

A partir de ahora, fijaros bien en las revistas cuando anuncian el nacimiento del hijo de un famoso. ¡Todos los bebés van vestidos de esta guisa!

wpid-IMG_1358-Version2-2013-10-28-11-32.jpg

Al cabo de un par de horas, recibirá la visita de su pediatra (aquel que tu hayas indicado en los papeles de admisión) y al que el hospital también se encarga de llamar.

Una vez en la habitación, las diferencias con los hospitales de España desaparecen. Sólo destacar que la comida no es lo saludable que uno esperaría de un hospital (o quizás sí lo sea desde el punto de vista de un americano) y que el propio hospital rellena el papeleo para tramitar la partida de nacimiento, sin necesidad de que los padres tengan que ir a ningún sitio.

¿Cuál es el precio aproximado de un parto en EEUU? Mejor asegurarse de tener un buen seguro, porque tener un hijo americano cuesta alrededor de $45.000.

¡Welcome Sergi!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *